REGIONAL SALUD TURISMO

Seremi de Salud de Tarapacá llama a la precaución ante aparición de "Fragata Portuguesa"

Un llamado a la calma realizó la seremi de Salud, Patricia Ramírez ante la reciente aparición de la especie Physalia physalis, conocida como fragata carabela portuguesa en las playas de Iquique, hecho que confirmó a la entidad la Gobernación Marítima.
Physalia physalis - Fragata portuguesaTras lo anterior, la Autoridad Sanitaria llama a la comunidad a reconocer el aspecto físico de la especie y a no manipularla, aun cuando ésta esté en la arena.
«Como Seremi de Salud hemos estado monitoreando la aparición de esta especie desde el momento que supimos que estaba en las costas de Antofagasta, de inmediato informamos a la red de salud de la región para que estuviesen preparados en caso de que aparezca una persona picada», señaló la Autoridad Santaria, quien agregó que «llamamos a la Gobernación Marítima y nos confirmaron que habían visto tres ejemplares en las costas de Iquique. Por eso el llamado a la comunidad es a estar alerta, si ven a esta especie no se acerquen ni traten de tocarla porque es altamente tóxico aún cuando esté en la arena. Realizaremos una mesa de trabajo en los próximos días para definir acciones para abordar la situación», concluyó.
Si bien la fragata portuguesa tiene aspecto y comportamiento similar a las medusas, se trata de un hidrozoo sifónoro, un conjunto de organismos que colaboran para su superviviencia. Su aspecto es de un color azulado y una franja roja a lo largo del cuerpo.
Ante su presencia, se debe evitar las zonas de riesgo, sobre todo en los rompeolas, ya que allí se acumulan los restos de estos organismos. Es importante destacar que los ejemplares en la playa conservan sus características toxicas, por lo que se hace necesario alertar a la población si el número de estos organismos es elevado y alcanzan la arena.
Si se producen picaduras, se debe actuar lo más rápidamente posible lavando la zona con suero fisiológico y aplicando compresas frías. Si no hay suero fisiológico disponible, se debe utilizar agua de mar, evitando agua dulce, ya que facilita la absorción de la toxina. Asimismo, no debe realizarse raspado de la piel con arena o toallas y se debe asegurar que se han desprendido los tentáculos. Lo anterior, es porque la neurotoxina, secretada por sus tentáculos, tiene una alta toxicidad, que produce intenso dolor, problemas respiratorios e incluso paro cardiaco.