EDUCACION & INSTRUCCION GOBIERNO REGIONAL

Quienes infundieron temor por reforma deben explicar por lucro en educación instó Vocero de Gobierno

Preocupación y molestia generó en algunos sectores contrarios a la reforma educacional, la publicación de las utilidades que obtienen los colegios particulares subvencionados de Tarapacá cifras que superan con creces la rentabilidad de cualquier negocio; y donde además los padres y apoderados –además del Estado- son los que contribuyen con el copago a financiar el negocio de la educación.
Seremi Gobierno Luiggi CioccaEs por ello que tras las diversas reacciones en las redes sociales, el Seremi de Gobierno, Luigi Ciocca, llamó a la comunidad a informarse adecuada y correctamente sobre el gran salto que involucra la Reforma Educacional.
“Muchos se opusieron a la reforma, sin conocer el real sentido de ésta. Lo que busca el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet es democratizar el actual sistema educacional que existe en el país, fortaleciendo la educación pública, terminar con el lucro y la selección de alumnos, y emparejar la cancha para que la educación sea de calidad. Sin embargo, aquellos que denostaron el proyecto de la reforma e infundieron temor, hoy deben dar explicaciones por el lucro y las ganancias que han generado año tras año”.
Para el vocero regional de Gobierno resulta impensable y casi inmoral, que los sostenedores de colegios hagan de la educación un negocio de rentabilidad extrema, “pues si bien es entendible que los sostenedores defiendan el sistema que les permite lucrar, no se logra entender que los propios padres y apoderados respalden dicho sistema y, además, lo solventen no sólo mediante el copago, sino también realizando actividades para hermosear y comprar implementos para el establecimiento, mientras que el colegio obtiene ganancias con las subvenciones que entrega el Estado y el copago que realizan los padres y apoderados, sin invertir ni un peso en la educación de los alumnos y alumnas. Eso es aberrante, y es peor cuando lucrando con el dinero del Estado y de los padres, el colegio no tiene una educación de calidad que permita a sus alumnos y alumnas generar procesos de aprendizaje significativos para su desarrollo como personas y profesionales a futuro”.
Al respecto, puntualizó que para avanzar como sociedad democrática, que busca el bienestar y oportunidades para todos y todas, resulta necesario hacer un cambio de paradigma.
“La educación debe volver a ser un derecho para todos; y debe dejar de ser vista como un bien de consumo y como una lucrativa actividad económica. De lo contrario, continuaremos profundizando y aumentando la brecha de la desigualdad, sin poder avanzar hacia el desarrollo y a la construcción de una sociedad más democrática”.