NACIONAL POLITICA & POLITICOS SEGURIDAD SOCIEDAD

Lider del PRO presentó proyecto para reemplazar al SIPCO y moderar alzas de bencinas

Marco Enriquez-OminamiEl candidato presidencial del Partido Progresista Marco Enríquez-Ominami presentó un sistema para reemplazar al SIPCO y moderar así las alzas en los precios de los combustibles. El anuncio lo hizo hoy, luego de tres semanas de incrementos en los precios de las bencinas.

En la cita, el presidenciable presentó el GEPCO (Gestión Eficiente del Precio de los Combustibles), y lo hizo acompañado por Miguel Márquez, asesor de energía y medio ambiente; Hernán Frigolet, economista del grupo Nueva Economía; y Luis Contreras, dirigente gremial de taxis y colectivos de Puente Alto.

“Los mecanismos actuales son insuficientes, arbitrarios y no han diversificado la matriz ni han construido una matriz energética menos vulnerable, menos dependiente y menos sucia”, señaló Enríquez-Ominami. “Lo que proponemos es recaudar más, que paguemos entre todos, para que así disminuyan los precios. Chile carece de política energética y lo que tenemos actualmente es altamente contaminante, dependiente y caro”.

Agregó que “este es un gobierno que tiene todas las herramientas y condiciones para plantear una política energética, el problema es que se le acaba el tiempo. Quedan pocos meses, perdimos mucho tiempo, han rotado los ministros de Energía, se hicieron muchos anuncios, pero en los hechos estamos donde mismo. Por eso es que proponemos pasar del SIPCO al GEPCO, diversificar la matriz, que la gente pague menos y que los que más contaminan paguen más”.

En tanto, Miguel Márquez señaló que “los mecanismos actuales son incapaces de enfrentar  la volatilidad de los precios del crudo a nivel internacional. Nuestra propuesta permite enfrentar las alzas en los precios de las bencinas y el diésel tanto en el corto como el largo plazo. Hemos diseñado un instrumento que pretende hacerlo de manera eficaz. No puede ser que el impuesto específico a los combustibles lo paguen algunos, la carga sea pesada para taxis, colectivos y autos particulares y la carga no la paguen los grandes”.

Márquez detalló algunas de las diferencias que propone el GEPCO: “Se amplía el impuesto a todos, incluidas grandes navieras. Incluimos también a todos los energéticos. El que contamina más, paga más. Por primera vez se entrega un mecanismo para enfrentar la dependencia y vulnerabilidad de la matriz energética de un petróleo del que carecemos. El proyecto tiene la intención de formar un fondo que permita el desarrollo de energías limpias”.

Por su parte, Hernán Frigolet, puso de manifiesto que  “hay que gravar a todos los combustibles ya que los fundamentos del impuesto dice relación con el daño que le causan a la sociedad. En ese sentido hay que implementar tarifas diferenciadas respecto del transporte público y el uso privado del automóvil. Hay que apartarse de este mecanismo perverso. Porque Estados Unidos está con una tormenta nosotros tenemos que pagar un mayor precio. Tenemos que desacoplarnos del mercado del norte, porque esto es predecible. Llevamos acumulados casi $60 de alza en tres semanas y el SIPCO no ha funcionado porque está hecho para no funcionar”.

En tanto, Luis Contreras, líder de los colectiveros de Puente Alto, concluyó “está llegando la hora de que los más ricos empiecen a pagar impuestos. Es hora de que el impuesto específico lo paguemos todos y no sólo un sector y sobre todo el sector de trabajadores que maneja taxis y colectivos. El actual es un sistema injusto y discriminatorio”.