Hospedería Padre Hurtado de Iquique: Están expectantes con la visita del ministro Alfredo Moreno

Sociedad

Written by:

Este martes estará en la ciudad el ministro de Desarrollo Social. Se espera que cene con 30 personas en situación de calle acogidas por el Hogar de Cristo en la Hospedería de Los Copihues, que volverá a funcionar tras los daños provocados por las lluvias de febrero. Pero el real avance sería iniciar al fin la construcción de un nuevo y moderno edificio, proyecto que lleva 10 años postergado.

En la playa, en las plazas, en las quebradas, en la subida a Alto Hospicio, hay personas viviendo en la calle en la ciudad de Iquique. A algunos, el panorama de los rucos y la mala imagen que proyectan les parece “poco turístico”; a otros, quizás los menos, les resulta “poco ético”. Inhumano. La mayoría de los que así viven son hombres, pero también existe un grupo de mujeres que conoce y padece a diario la manifestación más cruda de la pobreza: no tener dónde dormir, lavarse, hacer sus necesidades.

De acuerdo al Segundo Catastro de Personas en Situación de Calle de 2011, el que está obviamente desactualizado, en Tarapacá existirían 727 personas en esta condición. Y según la Matriz de Inclusión Social del Hogar de Cristo, sólo 134 de ellas participan de algún programa de atención ambulatoria básico. Por lo tanto, la brecha de atención a nivel regional es de un 82%, lo que significa que 593 personas no reciben ningún tipo de ayuda social.

“Vivir en calle representa una constelación de carencias, es experimentar una privación generalizada en múltiples esferas del bienestar. Se trata de un fenómeno complejo desde diversos puntos de vista, partiendo por su definición, pasando por sus causas y consecuencias, hasta sus métodos de abordaje”, señala la sicóloga Constanza Bartolotti, quien se desempeña como jefa social territorial del Hogar de Cristo en Iquique.

Ella y todo el equipo de la fundación están expectantes con la visita que hará este martes a la Hospedería Alberto Hurtado para personas en situación de calle, el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno. La autoridad nacional quiere cenar esa noche con los 30 acogidos -26 hombres y 4 mujeres- de la Hospedería, ubicada en Los Copihues 2442, que está siendo puesta en funcionamiento nuevamente, tras haber sufrido graves daños en su techumbre a causa de las intensas lluvias de febrero pasado, consecuencia del denominado “invierno altiplánico”.

“Nos interesa mucho que el ministro conozca el programa y las condiciones en que recibimos a quienes requieren abrigo, cobijo y atención psicosocial. Y sobre todo que nos ayude a sacar adelante la nueva Hospedería de la región, un proyecto que lleva una década en trámites y aún no se ha podido sacar adelante. El Fondo Nacional de Desarrollo Regional necesario ya fue aprobado por el Consejo Regional (CORE), así es que necesitamos sólo de la voluntad de las autoridades para iniciar juntos la construcción, cuyo proyecto de arquitectura fue financiado por el Hogar de Cristo. La operación del recinto, que tendrá estándares de calidad ad hoc a las necesidades de las personas adultas acogidas, es nuestra y lo único que aspiramos es a que en 2020 esté operativo y funcionando. La región tiene una alta concentración de personas en calle y es necesario buscar soluciones modernas y dignas para ellos”, explica la sicóloga Bartolotti.

Del nuevo edificio a la vivienda con apoyo

El edificio que se construirá en un terreno ubicado detrás de los galpones de la Zofri -la actual hospedería queda a una cuadra del mall de Iquique, en pleno centro de la ciudad- tendrá una capacidad máxima de 97 personas y está concebido para acoger a adultos, hombres y mujeres, en situación de calle, a los que no sólo de les dará comida, techo y abrigo, sino apoyo para intentar que superen los múltiples problemas que arrastran y logren recuperar sus derechos vulnerados e integrarse nuevamente a la sociedad.

“Vivir en la calle es una de las expresiones más profundas de la exclusión social. Aunque en Chile, esta situación se ha abordado principalmente desde su definición restringida, llevándoles frazadas y sopa en invierno, en la última década ha comenzado a cobrar fuerza una perspectiva que reconoce su carácter multidimensional, tanto desde el mundo académico como desde las políticas gubernamentales y las estrategias de intervención por parte de la sociedad civil organizada. Acabo de estar en Santiago, donde me enteré que el Hogar de Cristo empezará a operar un programa piloto que está poniendo en marcha el Ministerio de Desarrollo Social con el nombre Vivienda con Apoyo. Quince personas que llevan más de 6 años viviendo en la calle, fueron seleccionadas para habitar cinco casas y departamentos habilitados con todo lo básico para que convivan en ellos tres personas, de manera independiente, pero con apoyo sicosocial. En Europa, países como España, conocen el positivo impacto que tiene la experiencia llamada Houssing First (Vivienda Primero) que consiste en iniciar el proceso de inclusión por el techo, la vivienda. A partir de la recuperación de ese derecho humano básico, se logran estupendos resultados. Las personas realmente vuelven a vivir como tales y, al hacerlo consiguen trabajar, superar el consumo problemático y sobre todo recuperar su dignidad y, con ello, sus vínculos y afectos perdidos. Es emocionante”.

Constanza Bartolotti, como todos los que han tenido la experiencia de trabajar con personas en pobreza, cree en la capacidad de los seres humanos para cambiar sus circunstancias. Y aunque por ahora Iquique no cuenta con avances como el proyecto Vivienda con Apoyo, que se pondrán en marcha como piloto en Santiago y en Concepción, en Iquique ya sería un enorme paso para este desatendido contingente de seres humanos en extrema vulnerabilidad -más de 700 personas, de acuerdo a cifras desactualizadas-, que se construyera la nueva Hospedería, que tiene 10 años de porstergación, sería definitivamente un tremendo progreso.

Comments are closed.