PARLAMENTO POLITICA & POLITICOS REGIONAL

Emotivo discurso entregó Diputada Marta Isasi en despedida del parlamento

Con un discurso lleno de emoción, se despidió la diputada independiente y regionalista, Marta Isasi Barberi, de sus funciones legislativas en la Cámara de Diputados.
Diputada Marta Isasi BarbieriCon un vestido de colores rojo y plomo, la parlamentaria con lágrimas en los ojos, agradeció primeramente a Dios por haberle permitido ejercer como legisladora durante ocho años, en representación del Distrito 2 de la Región de Tarapacá.
Sentada en su pupitre, junto a los diputados independientes, Alejandra Sepúlveda y Pedro Araya, la parlamentaria sostuvo que “Yo quiero agradecer a Dios por la oportunidad que me dio de haber estado acá durante ocho años. Ocho años con lo bueno y con lo malo, y por qué agradecer lo malo porque cuando uno sufre lo malo aprende a crecer como ser humano, y como decimos los cristianos, aprendimos a perdonar en el dolor, en la injuria y en la descalificación”.
Agregó “no quiero hablar de las injurias y de las descalificaciones que sufrí el año pasado, del aprovechamiento de un año electoral, y saben que no lo haré por dos grandes razones: Porque serán los tribunales de justicia los que dirán mi inocencia, que fue un vulgar montaje político lo que me hicieron, pero la segunda y la más importante para mí, es porque ayer miércoles de cenizas iniciamos la cuaresma, y por esa gran razón hoy día quiero destacar la palabra perdón”.
Reflexionó diciendo que “la palabra perdón te hace crecer, te hace reinventarte, te hace levantarte cuando uno pierde una elección, y quizás para mí, como mujer, es como te vuelves a levantar más fuerte aún. Cuando uno ha tenido dolores tan grandes como persona, como mujer y como madre en estos ocho años, donde te cambia la vida radicalmente… Yo llegué acá, sin saber nada de política, porque cuando llegué acá queridos colegas, ni siquiera sabía dar un discurso, porque  yo venía del sector privado. Jamás había tenido un cargo como este, pero entré por convicción por las palabras de un gran hombre: Ghandi, quien dijo: si quieres hacer grandes cambios, tienes que ser parte de ellos, y me siento orgullosa como iquiqueña de representar a mi amada Región de Tarapacá, y a sus comunas Alto Hospicio, Camiña, Colchane, Huara, Pica, Pozo Almonte e Iquique, y a cada uno de sus habitantes”.
Agradeció a las Bancadas de RN y de la UDI, donde “yo estuve y pasé, y por convicción me fui de ellas, y estoy hoy como independiente, y si tuviera que elegir nuevamente el ir como independiente en contra del binominal volvería a hacer lo mismo porque me voy por convicción como independiente agradecida de Dios, de esta bancada con la cual compartimos alegrías y penas”.
Sostuvo que “pero la pena más grande fue cuando partió mi rucia de ojos azules (su hija mayor). Escribí un libro que algunos leyeron, un libro que es un testimonio de ser capaz de volverse a levantar y les quiero dejar a todos, y también al diputado Hugo Gutiérrez y al nuevo diputado de la UDI, Enzo Trizotti, que van a jurar el 11 de marzo, la gran tarea del proyecto de acuerdo que aprobamos, para que sea ley de la república, donde toda mujer, que haya perdido un hijo, sea apoyada sicológicamente por el Estado porque cuando una mujer se derrumba, se derrumba una familia, se derrumban los hijos”.
Isasi dijo que “y si yo estoy aquí después de siete años de la muerte de mi rucia de ojos azules, es porque no solamente Dios existe, el cual me ha dado la fuerza de seguir adelante, sino porque también tuve la oportunidad de tener una terapia sicológica, de poder vivir mi duelo y de contar con el apoyo de muchos de ustedes. Ese amor, ese cariño de preguntarme cómo estás, sigue adelante, sigue luchando, por el amor de la gente que represento, que termino de representarla el 10 de marzo a la medianoche”.
Recordó que “así como en el gobierno pasado, y la Concertación se enojó mucho conmigo y mi querido colega Fulvio Rossi, que hoy es senador, también,  mostré ese video del terremoto a un año de la reconstrucción, pero gracias a eso fuimos capaces de levantar, junto a la ex ministra Patricia Poblete, a más de 3.800 viviendas que sufrieron esta catástrofe natural en Región de Tarapacá. A lo mejor el episodio en el Hospital de Alto Hospicio, donde encaré a la ex ministra de Salud, Soledad Barría, que no lo estaba haciendo bien, pero siempre luchando queridos colegas, por las personas más pobres y más desposeídas, con esa convicción que nos mueve a muchos”.
La diputada manifestó que “Y como no recordar en este gobierno, que creo que fue la pesadilla más grande que me tocó vivir, con la ex ministra del Trabajo, pero como partí en este discurso con la palabra perdón, esto va mucho más allá, y no puedo ser sin perdón ni olvido. En mi corazón me voy sin rencor y les deseo lo mejor a cada uno de ustedes porque tienen un  tremendo desafío”.
También expresó “quiero agradecer a mi familia, a mis hijas, a mi rucia que en estos momentos está conmigo, a mis padres, que los perdí también siendo diputada. Creo que ser diputada mujer es un tremendo desafío, es difícil porque uno deja a sus hijos, a su familia, pero no me arrepiento, quizás de lo único que me arrepiento como parlamentaria es haber votado a favor el voto voluntario porque no es lo mismo ser elegida con el 100 por ciento del electorado que ser elegido con un solo 30 por ciento, como ocurrió en la última elección en la Región de Tarapacá”.
No dejó de entregar sus mejores deseos a los ministros que salen, así como también a los que llegan, y a la Presidenta electa, Michelle Bachelet.
Agradecer “a mis hermanas y hermanas que son los más contentos que yo me vaya de acá, porque como no somos de familia política, sufrían todos los días. Mamá que estás en el cielo gracias por tu apoyo porque me hiciste mucha falta como general de mi campaña última que perdí, pero la perdí dignamente, como independiente sacando el tercer lugar. Por último queridos colegas les quiero recomendar un menú, del cual he vivido durante estos años y especialmente después de la muerte de mi rubia de ojos azules. Se llama exquisita caridad para con el prójimo: Caldo de atención a los desamparados, ensalada de afecto y detalles para los suyos, tortillas abundantes para compartir con el hambriento, refresco de alegría, para convidar a los tristes y desanimados, sopa de letras para escribir más seguido a los familiares y amigos, no se olvide de los que nos vamos, puré de zanahoria para ver con buenos ojos a los demás. Nunca olviden en los momentos buenos y en los momentos malos: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece, que Dios los bendiga, y muchas pero muchas gracias y que a todos les vaya muy bien”.