Directora de SENDA llama a padres para que cuiden a sus hijos ante incremento del consumo de inhalantes

Un llamado a los padres para poner más atención en las actividades de sus hijos, realizó la Doctora Lidia Amarales Osorio, Directora (TP) del SENDA Nacional, a fin de prevenir el consumo de sustancias inhalables fuera del colegio, sustancias altamente tóxicas y diseñadas para usos industriales, es decir para máquinas y objetos.

Sustancia inhalanteSegún el Décimo Estudio de Consumo de Drogas y Alcohol en escolares, el uso de inhalables aumentó desde el año 2011 al 2013 desde un 4 a un 5,2%.

La doctora Lidia Amarales explicó que las sustancias inhalables son muy adictivas y provocan daños permanentes en el sistema nervioso central, el corazón, hígado, pulmones y riñones. Además son de alta complejidad por estar presente en productos cotidianos como un encendedor, pinturas en aerosol, lacas, diluyentes, etc. disponibles en cualquier local comercial o en cualquier hogar, y en donde el problema surge al ser mal utilizado.

Agregó que la solución pasa por una parte, por el trabajo que se realiza en forma permanente con los programas SENDA Previene en las 219 oficinas instaladas en distintas comunas a lo largo del país. Estos programas que trabajan a nivel comunitario y educacional, intervienen en organizaciones sociales, autoridades y comercio especializado como son las ferreterías, supermercados y kioscos. A ellos se les recuerda que hay una legislación a tener en cuenta, específicamente el artículo 5 de la Ley 20.000 que sanciona el suministro a menores de edad de estas sustancias. Por otro lado, el trabajo con establecimientos educacionales es bastante estrecho, desde los programas preventivos hasta el trabajo en redes con profesores y estudiantes.

No obstante, la otra parte del trabajo también se instala a nivel familiar, “nuestros estudios también señalan que a mayor preocupación de los padres menor es el nivel de consumo de los hijos. Con esto queremos decir que los padres y adultos significativos debemos estar siempre atentos primero con las cosas que dejamos a su alcance, y luego poniendo atención a las señales que nos envían, como es el caso de la hora de llegada, los olores de sus ropas, las manchas de pintura y pegamento, o la presencia de envases vacíos de aerosoles, trapos y ropa mojada con sustancias químicas. Estas señales por ningún motivo deben pasar inadvertidas, sobre todo si además detectamos pérdida de apetito, desorientación, nariz roja o llagas en torno a la boca”, enfatizó Amarales.

Junto al llamado que se realiza a los padres y a la comunidad, a escuchar a sus hijos y a denunciar situaciones de consumo de estas sustancias en espacios públicos, se invita a llamar gratuita y confidencialmente al fono drogas y alcohol 1412, sobre todo si lo que se necesita es información, orientación y saber cómo acoger a los menores que estén en esta situación.

prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.