ECONOMIA & INVERSIONES GOBIERNO NACIONAL

Desarrollo Inclusivo se sustenta en un sistema tributario equitativo asegura diputada Provoste

La Parlamentaria sostiene que “es urgente avanzar hacia un desarrollo inclusivo que se sustente en un sistema tributario equitativo donde los que más tienen paguen más impuestos”.
Diputada Nueva Mayoria Yasna ProvosteLa Ley de Reforma Tributaria apunta a modificar el sistema tributario para que exista más recaudación fiscal provenientes de las personas de mayores ingresos que permitirá financiar las reformas sociales como educación y salud de calidad.
La Diputada de la Nueva Mayoría, Yasna Provoste, en relación a la medida manifiesta que “la gran deuda que tenemos como país es la desigualdad. Es urgente avanzar hacia un desarrollo inclusivo que se sustente en un sistema tributario equitativo donde los que más tienen paguen más impuestos y esto permita financiar de manera sustentable reformas sociales en Educación y Salud que nos encaminen hacia un Chile más solidario e inclusivo”.
La Reforma Tributaria, considera aumentar la carga tributaria para financiar, con ingresos permanentes, los gastos derivados de la reforma educacional que se pretende emprender, otras políticas del ámbito de la protección social y resolver el actual déficit estructural en las cuentas fiscales.
También, avanzar en equidad tributaria, mejorando la distribución del ingreso. Los que ganan más aportan más, y los ingresos del trabajo y del capital deben tener tratamientos similares.
A esto se suma, introducir nuevos y más eficientes mecanismos de incentivos al ahorro e inversión y velar porque se pague lo que corresponda de acuerdo a las leyes, avanzando en medidas que disminuyan la evasión y la elusión.
La meta de recaudación del conjunto de las medidas de la Reforma Tributaria será de 3% del PIB (app US$ 8.200 millones). Esta meta se descompone en 2,5% del PIB provenientes de cambios a la estructura tributaria y 0,5% del PIB de medidas que reducen la evasión y la elusión.
Sobre lo anterior, Provoste propone que “debemos lograr la meta de recaudación del 3% del PIB, base necesaria para cumplir la agenda programática, apoyando en el Parlamento dónde, sin duda, tendremos un discurso negativo por parte de la oposición, instalando temores para justificar no querer subir carga tributaria”.
El sistema tributario chileno actual, considera un impuesto a la renta que recauda menos en comparación con los países desarrollados (18.4%), aun si se compara con el momento en que estos países tenían el mismo ingreso per cápita de Chile (21.6 %).
“La principal razón de esta baja recaudación es que nuestro sistema diseñado en otras circunstancias históricas, después de la crisis de los años 80- otorga un tratamiento preferente a las utilidades de las empresas, que además gozan de una serie de exenciones en materia tributaria”, agregó.
“Hoy, hay una voluntad social mayoritaria de avanzar hacia una Reforma tributaria que apunte a que las personas de más altos ingresos deberían pagar impuestos de acuerdo a su capacidad contributiva, especialmente sobre aquellas rentas provenientes del capital.
Hemos aprendido de las buenas prácticas de los países desarrollados de OCDE donde los ingresos tributarios se obtienen preferentemente de impuestos a la renta, situación contraria a la que se observa en nuestra realidad y ello ayuda a mantener la capacidad de crecimiento de las economías”, sentenció.