EMPRESA & EMPRESARIO INTERNACIONAL NEGOCIOS REGIONAL SEGURIDAD SOCIEDAD

Conozca el Proyecto Pacífico que marca el rumbo de Brasil a Chile

El proyecto parte de una visión estratégica para ingresar en los mercados de Argentina, Bolivia, centro-norte de Chile, sur del Perú, Uruguay y Paraguay.

Camiones en carretera internacional comercialProyecto Pacífico se denomina el documento que marca la agenda del Estado de Mato Grosso do Sul en su marcha hacia puertos del norte de Chile, Iquique y Antofagasta.

El proyecto parte de una visión estratégica para ingresar en los mercados de Argentina, Bolivia, centro-norte de Chile, sur del Perú, Uruguay y Paraguay. Apunta a consolidar su desarrollo con base en un PIB actual de US$20 billones en la región.

El documento tiene proyección hasta el año 2030, momento en que el productor interno bruto (PIB) del centro oeste sudamericano alcanzará US$40 billones, según estudios técnicos del Brasil.

Mato Grosso do Sul dispone en este momento de una producción de soja maíz de 30 millones de toneladas y en los próximos cinco años alcanzará 40 millones de toneladas de granos.

Para consolidar el crecimiento del estado, el Proyecto Pacífico se convirtió en la base de una línea estratégica que permita abaratar el costo de transporte y permitir que la producción pueda competir con éxito en los mercados asiáticos.

Llegar a puertos chilenos permitirá a Mato Grosso do Sul reducir 7000 kilómetros el trayecto para embarcar sus granos.

Un análisis comparativo muestra que llegar al puerto de Santos hay que recorrer 22000 kilómetros (ida y vuelta) mientras que Iquique implica un ida y vuelta de 15.000 kilómetros.

Embarcar los granos en el puerto de Santos significa entregar la producción en Japón en unos 45 días; utilizar puertos de Chile tiene una demora de apenas 20 días.

Recorrer una menor distancia es igual a economía en combustible, desgaste de vehículos, lubricantes y personal.

Disminuir el tiempo de entrega permite mayor competitividad y acelera el proceso de distribución.

Opciones para llegar a Chile. El Proyecto Pacífico establece las prioridades en materia de interconexión vial. Al hablar de nuestro país hace mención a la construcción del puente Carmelo Peralta-Puerto Murtinho y el asfaltado de una ruta que llegue a Mcal. Estigarribia.

A partir de esta localidad, la frontera con Bolivia y Argentina se encuentra a un paso.

Mato Grosso do Sul señala que Paraguay puede disponer de un financiamiento con un interés de 2 por ciento anual para dicha obra, a través de un fondo federal de inversiones.

En este punto vale la pena agregar que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también ofreció financiamiento para este tramo, pero no hay que olvidar que el 20% se destina para consultorías.

El puente no existe y el asfaltado es una utopía. Ante esta realidad, Mato Grosso do Sul prioriza Bolivia como alternativa para sacar su producción.

Para ello dispone de dos vías, una terrestre y otra ferroviaria que puede conectarse con la línea de carga del tren boliviano aunque esta unidad tiene limitaciones en capacidad de carga.

El puerto de Corumbá es el punto de salida de Mato Grosso do Sul en su trayecto a Bolivia, donde Evo Morales prácticamente terminó el asfaltado que lleva hasta la frontera con el norte de Chile.

Es decir, Brasil tiene a su disposición mercados regionales donde el crecimiento económico tiene lugar de manera creciente.

El salto al Asia. La meta es, obviamente, conquistar los mercados emergentes del sudeste asiático, el este europeo, India y Oceanía, según el documento.

El Proyecto Pacífico pone de resalto “las grandes inversiones en los puertos chilenos, lo que permite el embarque de navíos de última generación”.

En función a estos puertos y a la necesidad del Brasil de asegurar la colocación del 18 por ciento de su total de producción de granos, que corresponde a Mato Grosso do Sul, Argentina y Bolivia trabajan para convertirse en territorio de tránsito al Pacífico.

Paraguay es el gran ausente en el proceso de interconexión. Bolivia y Argentina tiene sus rutas listas, mientras que nosotros nos limitamos a observar la destrucción de la Transchaco.

La tarea pendiente es levantar el puente sobre el río Paraguay, entre las ciudades de Carmelo Peralta y Puerto Murtinho. Y luego asfaltar el trazado que conduce hasta Mariscal Estigarribia.

Del lado brasileño, la ruta que lleva Puerto Murtinho-Campo Grande se encuentra asfaltada, pero el tramo finaliza en el río cuando debería tener continuidad en el lado paraguayo.

Carmelo Peralta-Mariscal Estigarribia es la opción más corta, la cuestión es no construir un camino que a los cinco años se convierta de nuevo en polvo. (ABC Color)