TECNOLOGIA & INTERNET

¿Cómo ayudo a una persona mayor a utilizar tecnología?

El uso de dispositivos móviles e internet por parte de personas mayores es fundamental para su autocuidado durante la pandemia. Enseñarles a utilizarlos, con paciencia y asertividad, es la clave para que e se relacionen exitosamente con estas tecnologías.

Uno de los grandes aprendizajes que deja la emergencia sanitaria es que el conocimiento digital para las personas mayores, y también que para la población en general, es vital para dar continuidad a interacciones sociales, sin embargo, aún estamos en deuda con ese proceso.

“Enseñar el uso de medios digitales y nuevas tecnologías de la información y la comunicación debiese ser parte de las políticas públicas hacia el adulto y adulta mayor. Lo mismo ocurre a nivel de las organizaciones comunitarias y en los grupos familiares, espacios donde la alfabetización digital en este segmento de la población debiese ser común y permanente”, explica Eduardo Gatica, terapeuta ocupacional y académico de la Universidad San Sebastián (USS).

Para el especialista, este proceso debiera comenzar en el seno de las familias y las comunidades, y desde allí darle un impulso que lo proyecte a las políticas públicas. Empezar por casa es el primer paso, no obstante, se deben considerar algunos criterios. “Lo primero que debemos procurar es trasmitir la idea de lo abordable que es este conocimiento para todas las personas, pero nunca debemos trasmitirle a una persona mayor que es muy fácil, mucho menos expresar disgusto porque no logra aprenderlo”.

La persona mayor, al igual que la mayoría, aprende mejor a través de la práctica concreta de un procedimiento, por lo que debemos explicarles realizando en conjunto las acciones en el dispositivo tecnológico. “Hay que hacerlo lentamente, revisando paso a paso cada operación y repitiendo cuantas veces sea necesario. Recuerden que ellos no han desarrollado, desde niños o jóvenes, las habilidades cognitivas y psicomotoras necesarias para el uso de estas tecnologías. Por esta misma razón debemos explicarles con mucha paciencia, dándoles el tiempo necesario para efectuar la práctica y adquirir la habilidad”, señala Gatica.

Por otra parte, existen temas, pasos o tareas que para los nativos digitales son obvias, pues han crecido con ellas. Para una persona mayor lo no son, por lo tanto, debemos descubrir esos elementos u operaciones y también explicarlas y practicarlas en conjunto. “Con regularidad se menciona que los programas, plataformas o aplicaciones son amigables, justificando que se puede aprender solo, no obstante, “eso solamente es realidad cuando se ha adquirido la lógica de pensamiento con que funcionan estos softwares y el lenguaje técnico propio de ellos, para lo cual se requiere de tiempo y práctica constante”, puntualiza el terapeuta ocupacional.

Favorecer la constancia en el uso de las tecnologías requiere de la formación de un hábito de exploración, navegación o ejercicio de ensayo y error hasta adquirir la pericia. “Ese hábito deben desarrollarlo las personas mayores para descubrir lo amigable de estos nuevos medios tecnológicos y organizarlo en una rutina que dedique tiempo diario a la adquisición de este nuevo conocimiento. En todo este proceso debemos acompañarlos y alentarlos constantemente, destacando sus logros”, enfatiza en académico de la USS.

Otro punto no menor, explica Gatica, es ayudarlos a no sentir temor frente a estas herramientas. “Un miedo habitual en el adulto mayor es el de deteriorar o dañar los equipos a través de su manipulación. Para evitar esta situación es aconsejable configurarlos en parámetros estables y sencillos de manejar, para aumentar su complejidad progresivamente, en la medida que la persona adquiera mayor conocimiento y destreza”.

“Las personas mayores son perfectamente capaces de aprender el uso de estos medios tecnológicos y muchos de ellos lo realizan a diario. Pensar lo contrario es solo un mito discriminador”, finaliza el terapeuta.