ARTE & CULTURA COMUNAL NACIONAL SOCIEDAD

Comedia femenina y autobiográfica «A calzón quitao» se presentará en Santiago

A calzon quitao en Santiago«Canciones y confesiones: A calzón quitao» es el nombre del monólogo en el que la cantante y actriz Maida Larraín canta y narra sus más jocosas y personales desventuras.

El montaje estará en cartelera a partir del viernes 19 de julio en el Centro Mori Plaza Vespucio.

Canciones, confesiones, diálogos hilarantes, reflexiones enternecedoras y una mirada indiscutiblemente femenina dan forma a «Canciones y confesiones: A calzón quitao», un monólogo de 75 minutos que narra, en clave de comedia autobiográfica, buena parte de las desventuras personales de la actriz y cantante Maida Larraín, quien tras diez años de exitoso trabajo en Madrid regresó a nuestro país.

El montaje nació de la necesidad de la actriz -hija del destacado director nacional de cine Ricardo Larraín («La Frontera», «Chile Puede»)-, de subirse a los escenarios nacionales y de una serie de apuntes que la misma Maida había tomado sobre algunas de sus experiencias de vida -entre las que se cuentan escenas de su infancia, su primera menstruación, su gran amor, su parto y hasta sus subidas y bajadas de peso-, material que luego pulió y aumentó con la ayuda de la directora y dramaturga Catalina de la Parra («La mala madre», «Guataca», «Tango», «Vals») para representar con él las búsquedas, retos y dudas que muchas mujeres deben enfrentar en la actualidad. Respecto a este trabajo en conjunto, Maida nos comentó: «la obra no partió siendo una autobiografía, sino que comenzó a partir de una serie de textos que eran mayoritariamente reflexiones, pero que Catalina fue editando, sacando muchas de las reflexiones y dejando las anécdotas . Y yo me preguntaba, ¿pero cómo voy a contar mi primera regla? O ¿cómo voy a contar mi parto? Ella me iba animando a contar todas esas cosas, pese a que muchas veces mi primer impulso era resistirme». Catalina de la Parra, por su parte, agrega: «La intimidad de las otras personas es lo más entretenido que hay para una dramaturga y el reto de esta obra era justamente ponerle merquén a la vida real, que aunque es entretenida, depende mucho de cómo se cuente. Yo iba diciéndole a Maida dónde faltaban textos sobre ciertos temas y ella iba haciendo ‘tareas’ para terminar de armar la obra. Era buscarle la vuelta entretenida a la vida real».

Pero la obra no sólo se diferencia por tener una inspiración autobiográfica y una vocación cómica, sino que también por el uso que le da a la música. Maida Larraín se define a sí misma como una «cantactriz» -estudió canto antes que actuación y en Madrid se desempeñó siempre en papeles que requerían cantar- y dentro del montaje es central su talento interpretativo: sin llegar a convertirse en lo que tradicionalmente se entiende como un musical, en diversos momentos la narración y los diálogos son sustituidos por canciones y baladas en que la artista saca a relucir su indiscutido talento vocal.

El montaje estará en cartelera, en el Centro Mori Plaza Vespucio, los viernes y sábado a las 22:30 horas, desde el 19 de julio y hasta el 10 de agosto, para luego seguir viaje a España, país en el que se espera que tenga una larga temporada.