ECONOMIA & INVERSIONES EMPRESA & EMPRESARIO JUSTICIA & LEY NEGOCIOS REGIONAL SEGURIDAD SOCIEDAD

Caso muebles: Eran de baja calidad y no cumplían con las especificaciones de las bases

Audiencia-Caso-muebles-TarapacaRespondiendo una consulta de la defensa de Gianpiero Cánepa, sobre si los problemas encontrados en los muebles de los colegios de Iquique podían corresponder a daños provocados en el traslado del mobiliario; el funcionario de Contraloría Regional Florencio Fernández, afirmó que no eran problemas de simples rayaduras, sino que los muebles eran de baja calidad y no cumplían con las especificaciones técnicas de las bases. “Cuando revisamos en terreno el mobiliario en los colegios, yo mismo vi cuando un director se sentó en una silla y ésta se quebró, ya que los fierros tenían un espesor inferior al indicado”, afirmó.

El funcionario explicó que en la fiscalización del proyecto de adquisición de mobiliario para los colegios municipales de Iquique detectó varias irregularidades similares a las encontradas en el proyecto de computadores. Indicó, por ejemplo, que no se subieron todos los antecedentes de la licitación al portal de Chile Compras, que no se encontró un acta de apertura ni se celebró un contrato entre Génova y el Gobierno Regional que permitiera asegurar los fondos fiscales.

Agregó que se detectó que se le pagó  a la empresa Génova $280 millones como pago anticipado, sin que la empresa entregara previamente la factura comercial ni la boleta de garantía que exigían las bases. Además, la boleta de garantía que se entregó en forma posterior al pago, tenía un plazo de vencimiento menor al exigido en las bases administrativas.

Fernández afirmó también que no hubo actas de entrega que respaldaran los pagos posteriores que se le realizaron a Génova, y que nunca se designó a una persona del Gobierno Regional para que recibiera los muebles y confirmara que se estaba cumpliendo el proyecto.

El funcionario indicó  que hasta abril del año 2008, sólo se había entregado el 67% del mobiliario ofertado en Iquique, y que gran parte de éste presentaba problemas de calidad.Caso muebles: Eran de baja calidad y no cumplían con las especificaciones de las bases

Respondiendo una consulta de la defensa de Gianpiero Cánepa, sobre si los problemas encontrados en los muebles de los colegios de Iquique podían corresponder a daños provocados en el traslado del mobiliario; el funcionario de Contraloría Regional Florencio Fernández, afirmó que no eran problemas de simples rayaduras, sino que los muebles eran de baja calidad y no cumplían con las especificaciones técnicas de las bases. “Cuando revisamos en terreno el mobiliario en los colegios, yo mismo vi cuando un director se sentó en una silla y ésta se quebró, ya que los fierros tenían un espesor inferior al indicado”, afirmó.

El funcionario explicó que en la fiscalización del proyecto de adquisición de mobiliario para los colegios municipales de Iquique detectó varias irregularidades similares a las encontradas en el proyecto de computadores. Indicó, por ejemplo, que no se subieron todos los antecedentes de la licitación al portal de Chile Compras, que no se encontró un acta de apertura ni se celebró un contrato entre Génova y el Gobierno Regional que permitiera asegurar los fondos fiscales.

Agregó que se detectó que se le pagó  a la empresa Génova $280 millones como pago anticipado, sin que la empresa entregara previamente la factura comercial ni la boleta de garantía que exigían las bases. Además, la boleta de garantía que se entregó en forma posterior al pago, tenía un plazo de vencimiento menor al exigido en las bases administrativas.

Fernández afirmó también que no hubo actas de entrega que respaldaran los pagos posteriores que se le realizaron a Génova, y que nunca se designó a una persona del Gobierno Regional para que recibiera los muebles y confirmara que se estaba cumpliendo el proyecto.

El funcionario indicó  que hasta abril del año 2008, sólo se había entregado el 67% del mobiliario ofertado en Iquique, y que gran parte de éste presentaba problemas de calidad.