FE & RELIGION NACIONAL SOCIEDAD

Cardenal Ezzati señala que los laicos tienen todo el derecho a presentar sus opiniones al Papa

En su primera actividad de regreso al país tras el Sínodo para la Familia, el Cardenal Ricardo Ezzati confirmó a un grupo de alumnas, funcionarias y apoderadas del Colegio Manantial en la comuna de La Florida, donde entregó su mensaje pastoral y también se refirió a algunas polémicas ocurridas en su ausencia.
Cardenal Ricardo EzzatiLuego del Sínodo Extraordinario en Roma, el Cardenal Arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, retornó a sus actividades pastorales en la Arquidiócesis. Su primera actividad en comunidad, fue la confirmación de una quincena de alumnas, funcionarias y apoderadas del Colegio Manantial de La Florida.
Durante su homilía instó a las fieles a que “cultiven en su vida un sentido de fe en la paternidad de Dios”. “Él estará siempre a su lado como un manantial de agua fresca”, agregó. El Sacramento de la Confirmación, explicó, “es un propósito claro de querer vivir de acuerdo a las enseñanzas de Jesús participando de la vida de la Iglesia”, para el cual es necesario “tener una relación cercana con Jesús y una presencia activa en la Iglesia”. Y es que se trata de “un don de Dios, pero también una respuesta de cada una de ustedes”, indicó.
Y puso énfasis en la actitud cristiana frente a la cultura actual. “En un mundo muchas veces egoísta, tan centrado en el yo, el cristiano debe saber mirar a su hermano como hijo del mismo Padre, no puede aceptar que haya ricos y pobres, no puede quedar indiferente a las injusticias”, sostuvo. “El granito de arena de cada una de ustedes es absolutamente necesario”, afirmó antes de proceder a realizar los símbolos sacramentales.
Polémicas
En este contexto, tras la ceremonia a la que asistió una numerosa comunidad escolar, se refirió a las críticas contenidas en una carta abierta enviada al Vaticano por un grupo de laicos: “Tienen todo el derecho de presentar sus opiniones al Papa. Esa libertad naturalmente se confronta con la sabiduría del Santo Padre, el cual sabrá dar la respuesta que él estime, pero ellos son personas libres, maduras, algunas cristianas. Lo que es importante para mí es cumplir con mi deber y creo que en eso estoy”, remarcó.
Así mismo, en relación a la polémica suscitada en torno a los sacerdotes Puga, Berríos y Aldunate, el Cardenal reiteró que “no ha habido ninguna denuncia ni de mi parte ni de otras personas; lo que la Santa Sede ha conocido, y no porque yo se lo haya enviado, es lo que ha aparecido en los medios de comunicación, nada más que eso”, sostuvo.