PARLAMENTO SALUD

Cámara de Diputados aprobó nueva Ley de Fármacos

La Corporación dio luz verde al proyecto que modifica el Código Sanitario en materia de regulación a las farmacias y medicamentos, normando entre otras materias los medicamentos bioequivalentes y la forma en que los usuarios podrán acceder a ellos.
Camara de Diputados de ChilePor 96 votos, la Cámara aprobó el informe de Comisión Mixta al proyecto que modifica el Código Sanitario en materia de regulación a las farmacias y medicamentos. Con esta votación se cumplió el último trámite de la iniciativa en el Congreso, la que fue remitida al Ejecutivo.
La propuesta de la Mixta dispone, entre otras materias, que la venta al público de productos farmacéuticos sólo podrá efectuarse previa presentación de la receta del profesional habilitado que los prescribe, salvo aquellos medicamentos que se autoricen para su venta directa en el respectivo registro sanitario.
Sólo se podrá publicitar medicamentos de venta directa. La promoción del producto farmacéutico destinada a los profesionales habilitados para su prescripción, dentro de las indicaciones de utilidad terapéutica del respectivo registro sanitario, no podrá efectuarse a través de medios de comunicación social dirigidos al público en general. Dicha promoción podrá incluir la entrega de muestras médicas a estos profesionales para ser proporcionadas gratuitamente a sus pacientes.
Asimismo, se prohíbe la donación de productos farmacéuticos con fines publicitarios y los incentivos económicos de cualquier índole, que induzcan a privilegiar el uso de determinado producto a los profesionales habilitados para prescribir y dispensar medicamentos o a los dependientes de los establecimientos de expendio y a cualquier otra persona que intervenga en la venta o administración de medicamentos.
Se entenderá por incentivo cualquier pago, regalo, servicio o beneficio económico entregado o realizado a estas personas por parte de laboratorios farmacéuticos, droguerías, importadores o distribuidores de medicamentos, establecimientos farmacéuticos en general o por quienes los representen.
Sólo se permite la donación de productos farmacéuticos a establecimientos asistenciales sin fines de lucro, siempre que estén comprendidos en el Formulario Nacional de Medicamentos.
Los medicamentos deberán presentarse en envases que dificulten a los menores su ingesta no asistida y no podrán tener forma de dulces, golosinas, confites, figuras, juguetes o cualquier otra que promueva su consumo.
Medicamentos bioequivalentes
Se define además que la receta es el instrumento privado mediante el cual el profesional habilitado para prescribir indica a una persona identificada y previamente evaluada, como parte integrante del acto médico y por consiguiente de la relación clínica, el uso y las condiciones de empleo de un producto farmacéutico individualizado por su denominación de fantasía, debiendo agregar, a modo de información, la denominación común internacional que autorizará su intercambio, en caso de existir medicamentos bioequivalentes certificados.
Si el medicamento prescrito es de aquellos que deben demostrar bioequivalencia, el químico farmacéutico, a solicitud del paciente, dispensará alguno de los productos que, siendo bioequivalentes, hayan demostrado tal exigencia en conformidad a los requisitos contenidos en el respectivo decreto supremo expedido a través del Ministerio de Salud, los que deberán ajustarse a la normativa de la Organización Mundial de la Salud.
Si el medicamento prescrito es de aquellos que no requieren demostrar bioequivalencia, el químico farmacéutico lo dispensará conforme a la receta médica.
Será obligación de las farmacias poner a disposición de quien requiera la dispensación de un medicamento, un listado de los productos que deben demostrar bioequivalencia de acuerdo al decreto señalado precedentemente.
Asimismo, será obligación de estos establecimientos contar con un petitorio farmacéutico, indicando los medicamentos que deban obligatoriamente ponerse a disposición del público. Esta exigencia incluirá todos los medicamentos que, conteniendo el mismo principio activo y dosis por forma farmacéutica, hayan demostrado su bioequivalencia.
En el caso de los turnos de las farmacias, se precisa que deberán considerarse datos poblacionales y cantidad de farmacias, de almacenes farmacéuticos y de establecimientos de salud existentes en la localidad de que se trate.
Las farmacias deberán ser dirigidas técnicamente por un químico farmacéutico que deberá estar presente durante todo el horario de funcionamiento del establecimiento. Este profesional se encargará de realizar o supervisar la dispensación adecuada de los productos farmacéuticos, conforme a los términos dispuestos en la receta, informar personalmente y propender a su uso racional, absolviendo las consultas que le formulen los usuarios.
En el ejercicio de su función de dispensación, dichos profesionales deberán, además, efectuar o supervisar el fraccionamiento de envases de medicamentos para la entrega del número de dosis requerido por la persona, según la prescripción del profesional competente.
La propuesta subraya que ninguna de las normas establecidas en esta ley podrá ser interpretada en el sentido de que se autoriza el expendio de medicamentos en lugares o recintos distintos de los señalados expresamente en ella ni a la venta directa en estanterías u otros espacios de acceso directo al público.
Opiniones
El diputado Javier Macaya (UDI), integrante de la Comisión de Salud, indicó que esta es una gran noticia para el país, ya que “después de 3 o 4 años de la tramitación de un proyecto de ley con mucha polémica, con aspectos esenciales como es la incorporación de los genéricos, el concepto de la bioequivalencia, es que esperamos tenga una incidencia significativa en generar mejores condiciones en el funcionamiento del mercado farmacéutico y en las farmacias propiamente tal”.
Sin embargo, el diputado UDI aseguró que “hay puntos que podrían haber sido mejores y en ese sentido nos parece que se podría haber generado una mayor competencia en la venta de medicamentos en el comercio y la posibilidad de haber tenido normas un poco más flexibles”.
A su turno, el diputado Juan Luis Castro (PS), también miembro de la Comisión de Salud, destacó la aprobación de esta iniciativa. El parlamentario sostuvo que “este es un buen paso en beneficio de la gente. Sin embargo, esperamos que en el futuro gobierno de nuestra Presidenta, Michelle Bachelet, podamos mejorar otros aspectos que en esta ley quedaron incompletos”.
Sobre este punto, el legislador precisó que “no es bueno que no se haya abordado la integración entre los laboratorios y las farmacias. Vale decir, cuando existen laboratorios que producen remedios y que también están involucrados con la misma cadena de farmacias. Eso, a nuestro juicio, es un incentivo perverso al actual sistema y sobre eso no hubo voluntad política de legislar”.
El diputado Castro agregó que “falta mucho que legislar, sobre todo en materia de certificación de los medicamentos, iniciativa que quedó pendiente porque el proyecto relacionado con una agencia de medicamentos lo estamos discutiendo”.