SALUD SOCIEDAD

Atiquifobia – Miedo al fracaso

Se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a fracasar, a equivocarse o cometer errores.

exito-o-fracasoSi bien todas las personas presentan en algún grado el temor al fracaso, debe recordarse que por tratarse de una fobia estamos hablando de un miedo extremo e irracional. Las fobias impiden que las personas lleven una vida plena, y en este aspecto, el miedo al fracaso resulta en una fobia particularmente paralizante, ya que quienes la sufren dejan de involucrarse en actividades en las que temen fracasar. Incluso se la ha vinculado con el miedo al éxito, debido a que los fóbicos inconscientemente boicotean sus posibilidades. De esta manera, la misma fobia puede producir aquello que causa el temor.

Muchas veces, las causas de esta fobia pueden remontarse a padres o hermanos muy exigentes durante la infancia, o a haber sufrido vergüenza y humillación como producto de un fracaso menor. A medida que avanza el tiempo y la persona va estructurando su personalidad, el miedo al fracaso se va fortaleciendo. Para colmo, nuestra cultura hace un culto a la perfección tanto en la imagen, como en las relaciones, en la carrera, etc. Si bien la perfección es sólo una ilusión, el fóbico siente que no puede descansar hasta haberla alcanzado.

El tratamiento a esta fobia es principalmente a través de técnicas de autoayuda y de motivación. Según fóbicos recuperados, la mejor manera de superar la fobia es enfrentar aquello a lo que se le teme gradualmente. Además, asumir que el fracaso es un paso necesario si se desea alcanzar el éxito.»

El miedo al fracaso, es usualmente común por obvias razones. La gente quiere lograr el éxito, sin embargo, sólo aquellos con la valentía suficiente para confrontar este tipo de miedo, son capaces de superarse a sí mismos y lograr cualquier meta que se propongan. Aquellos que no sepan como superar el miedo al fracaso, están inhibiendo todo su potencial de realización.

El elemento más destructivo acorde al miedo al fracaso, es la falta de habilidad para aceptar las críticas. En contraste, se tiende a magnificar los errores que se han cometido, hasta que se llega un punto en el que es imposible librarse de ellos. Existen circunstancias donde el miedo al fracaso es tan inmenso, que la gente tiende a limitarse a si mismos al punto de ni siquiera intentarlo por miedo a fracasar.

El fracaso va implícito en cualquier iniciativa. La posibilidad de fallar está siempre presente, esa es la consecuencia indeseada del riesgo, pero esto no implica que no lo podamos superar o incluso evitar.

Lo importante es ser conscientes de cuánto arriesgamos, de cuál es la recompensa, que nos implicaría no hacerlo… El peor escenario es, no saber que riesgos corremos ni cuales son las consecuencias. Por eso es muy importante analizar hacia donde queremos ir (objetivo a alcanzar), qué pasos vamos a dar hacia ello, cómo los vamos a dar, cuanto tiempo nos marcamos para ello…

La probabilidad de fracasar es inversa a la preparación/análisis/conocimiento con la que iniciamos el proyecto: cuanto mejor PREPARADOS estemos, existen menos probabilidades de que nos quedemos en el camino, ya que aunque nos encontremos con dificultades, tendremos recursos y herramientas con la que superarlos (no exime de esfuerzo).

La clave esta en encontrar un equilibrio entre: no arriesgarnos a hacer algo porque creemos que nunca estamos suficientemente preparados, y en lanzarnos sin tener un mínimo de preparación (sin tener el suficiente conocimiento de causa).

Cuanto más conocimiento tengamos sobre nuestra idea y el contexto en el que tenemos que aplicarla, más claro y concreto podremos marcar qué cosas debemos hacer y como priorizarlas.

Cuanto más y mejor conozcamos nuestros defectos y limitaciones, más claro tendremos que cualidades y herramientas necesitaremos utilizar.

Cuanto más equilibrada sea nuestra visión de la realidad y más contrastemos nuestras suposiciones, menos irreales serán nuestras expectativas y más preciso nuestro plan de acción.

“El fracaso más grande es nunca haberlo intentado” (proverbio chino).

Si quieres tener éxito, tienes que aprender a superar el miedo a fracasar.

No sientas miedo a equivocarte: “el peor fracaso es no hacer el intento”. El miedo no te deja actuar. Para combatirlo, debes concentrarte en tu objetivo en tu meta y olvidar tus temores y elegir el camino que te llevara a tu destino.

Para tener éxito, debes programar tu mente, confiar en tu decisión y creer en tu capacidad. Primero debes repetir cada día en voz alta pensamientos positivos, que reflejen tus objetivos y te ayuden a mantener una actitud positiva y ganadora. Eso te ayudara a tener una disposición abierta al éxito y te sentirás seguro de ti mismo y triunfador.

Lo que debes hacer para favorecer el cambio de actitud y convertirte en una persona exitosa es:
• Deja de pensar en lo que no ha sucedido. Quítate este miedo de lo que puede ocurrir si todavía no ha pasado nada.
• No prestes atención a las malas noticias que te rodean. El mundo está lleno de problemas, crisis que provocan excusas en tu mente para no actuar.
• Cuando empiezas un nuevo proyecto, intenta alejarte de las personas negativas. Comunícate con las personas positivas.
• No hables mal de otras personas porque lo único que te provoca esto es sentirte mal y hacerte daño a ti mismo.
• Deja de preocuparte por el dinero. La preocupación provoca más miedo en ti mismo de lo que te puede ocurrir en el futuro, creando una emoción negativa.
• Crea pensamientos exitosos pensando en que vas a tener éxito en tu proyecto. No tengas miedo a fallar, porque es dañino y peligroso. Debes convencerte que si va a funcionar.
• No debes tener miedo al éxito. La gente le tiene más miedo al éxito que al fracaso. Confía en tu decisión, cree en tu capacidad.

Aprende del fracaso

Esto es lo mejor que puedes tomar de la experiencia y también una de las formas más efectivas de librarse de este miedo. En lugar de poner toda la culpa en ti mismo por haber fracasado en tus esfuerzos, tómalo como una experiencia y aprende de ello. Esto te permitirá fracasar en el futuro de nuevo. Considera las siguientes preguntas, que te darán las respuestas en tu necesidad de conquistar el miedo al fracaso.

¿En que punto cometes tus errores?
¿Como podrías prevenir que esos mismos errores ocurran de nuevo?
¿Cuales son los aspectos de mi vida que puedo mejorar?

Los errores muchas veces se traducen como experiencias. De esa manera, tienes más oportunidades de aprender y mejorar. Después de todo, si no has experimentado ningún tipo de fracaso, entonces no tendrías forma alguna de cambiar para mejorar. En términos de conquistar este tipo de miedo, es importante que aprendas como confrontarlo y superarlo. Sino, podrías terminar repitiendo una y otra vez los mismos errores, o peor aún, que tus fracasos te prevengan de seguir tus ideales.