Encuesta Casen 2015 muestra una baja sostenida de la pobreza en personas mayores de 60 años y más

En la medición de la pobreza por ingresos se registró una disminución de 16,2 puntos porcentuales entre 2006 y 2015; en la pobreza multidimensional, en tanto, las dimensiones de Salud, Educación, Vivienda y Trabajo y Previsión Social, registró una baja de 1,3 puntos porcentuales respecto a 2013.

En el marco del inicio de la semana por el Buen Trato al Adulto Mayor, el Ministerio de Desarrollo Social y el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) dieron a conocer los resultados de la Encuesta Casen Adulto Mayor 2015, en un encuentro con usuarios de programas del Gobierno, de la comuna de Independencia.

En este contexto, el Ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza; junto a la Subsecretaria de Evaluación Social, Heidi Berner; el Director de Senama, Rubén Valenzuela; y el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, compartieron las cifras de la principal encuesta de hogares que se realiza en el país cada 2 años.

Respecto a la pobreza por ingresos, ésta bajó a un 6,6% en la población mayor en Chile, mostrando una fuerte disminución desde 2006 cuando alcanzaba un 22,8%. Al comparar el periodo 2006-2015, el porcentaje de personas mayores en situación de pobreza por ingreso se redujo en 16,2 puntos porcentuales, lo que en términos absolutos significó bajar desde 478.321 a 202.231 adultos mayores pobres en 2015.

La pobreza multidimensional también disminuyó en este grupo etario. Si el año 2009 la pobreza multidimensional, considerando 4 dimensiones (Salud, Educación, Vivienda y Trabajo y Previsión Social), llegaba a un 27,6%; y en 2013 fue de 19,7%; la Casen 2015 revela que este indicador se encuentra en el 18,4%. Al incluir indicadores de Entorno y Redes (incorporados en la encuesta Casen 2015), ésta llega a un 21,6%.

En este sentido, el Ministro Barraza destacó que estos datos constatan que “ha habido una disminución permanente de la pobreza en las personas mayores en estos últimos años, pero hay que poner especial atención en que esta disminución se inicia el 2006, precisamente en el período en que la Presidenta crea el Pilar Solidario en materia de pensiones básicas y que ha dado cobertura a más de un millón 400 mil personas, lo que ha impactado de manera decisiva en su calidad de vida, evidentemente quedan desafíos y el proyecto de ley de reforma que se va a presentar al sistema de pensiones busca profundizar ese mejoramiento en la calidad de vida”.

Asimismo, los datos de la Encuesta Casen 2015, muestran que el porcentaje de la población mayor en Chile (60 años y más) ha tenido un sostenido aumento desde 1990, llegando a un 17,6% de la población, es decir, se estima que la población de personas mayores alcanza 3.075.603. En 1990, la población mayor de 60 años representaba el 10,1%.

Así también se demuestra en el índice de envejecimiento –que mide la relación entre personas de 60 años o más y la población menor de 15 años- exhibe un aumento desde 1990, revelando que actualmente en Chile hay 86 personas mayores por cada 100 personas menores de 15 años. En 1990 este índice era de 35,4 personas mayores por cada 100 menores de 15 años.

Esta situación también se refleja en la composición de los hogares, ya que en 2015 un 40,1% de los hogares a nivel nacional registra la presencia de al menos un adulto mayor. De este total, un 34,2% de hogares son, además, hogares en los que la persona mayor se identifica como jefe/a.

Salud y Cuidados

Respecto del acceso a la salud, hay que destacar que el 93,4% de los adultos mayores que requieren atención médica en los últimos tres meses la han tenido, lo que significa que la población de 60 y más años registra una alta cobertura de atención médica. Además, el porcentaje de población adulta mayor que, habiendo estado en tratamiento médico en los últimos 12 meses por alguna patología o condición de salud garantizada y que fue cubierta por el sistema AUGE-GES, se elevó a un 83,5% en el año 2015.

En cuanto a las actividades de los adultos mayores, una proporción mayoritaria (85,5%) se califica como autovalente, es decir, no reporta dificultades para realizar actividades básicas.

En dicho contexto, los datos de Casen 2015 permiten estimar que un 14,4% del total de personas de 60 o más años presenta dependencia funcional en alguno de sus grados. De ellas, un 4,3% no cuenta con asistencia personal o cuidador, un 42,2% señala que otro integrante del hogar le presta ayuda para la realización de actividades básicas o instrumentales, un 14% manifiesta tener un asistente externo al hogar y el 30,4% señala contar con ambos tipos de asistencia.

Asimismo, se observa que un 43,5% de los cuidadores familiares también son adultos mayores, de ellos el 30,7% tiene entre 60 y 74 años y el 12,8% tiene 75 años y más. Se observa, además, que del total de personas mayores con dependencia funcional, sólo un 9% cuenta con un asistente o cuidador que recibe pago por los servicios prestados.

“En este sentido el desafío fundamental que tenemos y que reafirman los datos de Casen 2015, es que como Gobierno estamos creando un Sistema Nacional de Apoyos y Cuidados, un ejemplo de ello es el ChileCuida que nos permite llegar al hogar y que el Estado y el Gobierno apoye a las familias para cuidar a las personas mayores”, sostuvo Barraza.

Otros resultados

En ámbito educacional, un 8,5% de las personas mayores es analfabeta (no saben leer ni escribir), mientras que en la población menor de 60 años sólo se observa un 1,6%. Por otro lado, los datos de la Encuesta Casen 2015 muestran que la escolaridad promedio de la población de 60 años y más alcanzó los 8 años de estudio, en comparación a los 12 años de estudio promedio que tiene la población de 19 a 59 años.

La tasa de participación laboral en la población adulto mayor para la medición 2015 fue de un 29,7%, cifra que no registra cambios significativos respecto a 2013, cuando llegó a 28,5%.

Asimismo, al año 2015, el ingreso promedio mensual de la ocupación principal se ubicó en 462 mil pesos para el total de ocupados, mientras que para la población adulto mayor este ingreso alcanzó 442 mil pesos, existiendo diferencias estadísticamente significativas entre los promedios de los hombres y mujeres (508 mil y 316 mil pesos, respectivamente).

“Este resultado nos muestra que perseverar en políticas de equidad de género, de igualdad entre mujeres y hombres, es clave y ha sido la orientación del primer y segundo Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet”, aseveró el Secretario de Estado.

En relación a la condición de tenencia de la vivienda, sobre el 80% de los jefes de hogar adultos mayores manifiestan residir en vivienda propia, situación muy distinta a la presentada a hogares con jefaturas menores de 60 años, donde el 54,5% manifiesta ser propietario.

En cuanto a la participación en organizaciones sociales, los adultos mayores son los que presentan la mayor proporción con respecto al resto de los grupos etarios con un 34,4%. Destaca principalmente su participación en juntas de vecinos y organizaciones territoriales, seguida por organizaciones religiosas y agrupaciones de adultos mayores.