Compartir el techo antes de casarse

Encontrar el verdadero amor y asegurarte que será para toda la vida no es nada fácil, por lo que, en México, cada vez más parejas optan por vivir juntas antes de casarse para evitar el riesgo de un futuro divorcio.

Un estudio realizado por SweetRing, la aplicación para citas formales de moda en México reveló que el 73% de los encuestados está de acuerdo mudarse con su pareja antes de contraer nupcias, además el 61% indicó que de 6 meses a un año es tiempo suficiente para saber si son compatibles a largo plazo.

Este cambio de actitud se debe a la gran población joven en nuestro país y su forma de pensar, dándole la misma o mayor importancia a su vida profesional por lo que desean tomar una decisión responsable y no apresurada al asegurarse que se casan con la persona correcta.

Dicha investigación, en la cual se cuestionó a 3,500 usuarios, mostró que la opinión de hombres y mujeres respecto al tema no es tan distinta, ya que el 76% y 70% respectivamente respondieron que es una buena idea vivir juntos antes del matrimonio con el fin de conocerse plenamente en todo tipo de circunstancias y saber cómo reaccionan cuando todo marcha bien y cuando se presentan dificultades, así como para saber sus hábitos. El único aspecto en el cual difieren los encuestados es con respecto a los gastos, el 54% de los hombres creen que eventualmente ellos terminarán gastando más y el 71% de las mujeres creen que será equitativo y todos los gastos serán compartidos.

El estudio también sugiere que a pesar de las ventajas que conlleva dicha práctica y que en general la sociedad mexicana ha evolucionado, en ocasiones las parejas siguen enfrentando viejos estigmas por parte de familiares o amistades no tan cercanas pero que suelen incomodar hasta cierto punto a la pareja. Cuando se les preguntó cómo reaccionarían si alguno de sus amigos estuviera en esa situación, el 65% dijo que lo respetaría y respaldaría completamente.

Los resultados son claros y demuestran que la sociedad mexicana se ha modernizado y en su mayoría considera una buena idea vivir junto a su pareja para entenderse mejor antes de dar el gran paso, a pesar de antiguas percepciones de miembros de la familia de mayor edad.